Las posibles consecuencias a largo plazo del COVID-19

Gahan, una psicóloga en Shrewsbury, Reino Unido, es una de las miles de personas alrededor del mundo en las cuales el COVID-19 se ha convertido en una enfermedad crónica. Contrajo el virus a finales de febrero y lleva cinco meses con fatigas y dificultades respiratorias.

De acuerdo con un paper de medRxiv, alrededor del 75% de los hospitalizados por COVID-19 podrían sufrir consecuencias a largo plazo por COVID-19. También, investigadores de la Unidad Respiratoria Académica de Bristol, Reino Unido, han monitoreado a 110 pacientes con COVID-19 que requirieron hospitalización.

Doce semanas después de que los pacientes salieron del hospital el 74% reportó síntomas como fatiga y falta de aliento. A pesar de los síntomas, 104 de los 110 pacientes presentaron reportaron resultados normales en pruebas de sangre básicas.

El Diario Médico Británico (BMJ) lanzó una guía en agosto para ayudar a tratar a los contagiados de coronavirus con síntomas a largo plazo. Estiman, que el 10% de todas las personas han dado positivo podrían tener una enfermedad prolongada.

Por último, los contagiados con síntomas prolongados invitan a reconsiderar las acciones de la gente joven que puede parecer despreocupada frente al virus.

Leer más: https://edition.cnn.com/2020/09/13/health/long-haul-covid-fatigue-breathing-wellness/index.html?fbclid=IwAR05EVWOe0w-3mcyQSBO52UIitsutXRnxBMSUZHhVGvOgm_0OA55hUW_JTI