landscape-74572_640

Chile se queda sin agua en medio de la pandemia.

El centro del país se está quedando sin agua debido a una fuerte sequía y 1.5 millones de personas dependen ya, totalmente, de camiones cisternas

Con caudales de ríos en mínimos históricos y embalses secos, la sequía golpea a la zona central de Chile, donde las comunidades locales se vuelven más vulnerables a la pandemia del coronavirus.

Una legislación laxa y años de abundancia comprometieron los caudales de las cuencas del centro del país, hasta secar a la gran mayoría.

En la región Metropolitana de Santiago y en Valparaíso las precipitaciones acumuladas el año pasado se ubicaron casi 80% por debajo del registro histórico, mientras que en la región de Coquimbo (norte) descendieron un 90%.

Camiones cisterna recorren a diario intrincados caminos para proveer agua a muchos hogares, cuyos habitantes la guardan en bidones. Algo que “en una situación de pandemia como hoy, pone de manifiesto una vez más que donde existe un modelo de apropiación privada del agua (…), esta condición no garantiza el derecho humano al agua de las personas y fragiliza aún más a las comunidades”, sentenció Mundaca.

La legislación chilena considera al agua un bien de uso público, pero le entrega casi la totalidad del derecho de explotación a privados.

En el vecino lago Peñuelas, a una hora del centro de Santiago, gran parte del lecho luce resquebrajado por el sol.

A orillas de lo que queda de agua, Tomás Ruiz relata a la AFP: “Vengo a pescar desde hace unos 20 años. Las primeras veces que venía sacábamos bastante (…). Hoy día no se saca nada”.

LUCHA POR EL AGUA

Matías Asun, director de Greenpeace-Chile, dijo esta semana que el gobierno de Sebastián Piñera tiene que “garantizar que no existan ciudadanos de segunda categoría que no dispongan de lo más básico para protegerse del COVID-19”.

La explotación del agua por parte de privados no generaba mayores problemas en un escenario de abundancia, como el que hubo hasta hace poco.

Pero la sequía generó la reacción de comunidades desabastecidas. Impulsados por la revuelta social que estalló en Chile en octubre, un centenar de habitantes de El Melón ocuparon ilegalmente uno de los pozos de agua gestionados por la minera Anglo American, una de las multinacionales que explotan el cobre en Chile, el mayor productor a nivel global.

Acampando de forma intermitente alrededor del pozo, resistiendo y sucumbiendo a desalojos por parte de las autoridades, el movimiento busca que el agua del llamado Pozo Nueve se destine al abastecimiento de la zona y no a la actividad minera, señaló Fabián Villarroel, de 26 años, uno de los voceros de esta toma.

Anglo American afirmó en una comunicación a la AFP que está comprometida con el bienestar de las poblaciones cercanas a sus yacimientos, y que colabora en buscar “soluciones que permitan a los habitantes de la zona contar con un suministro permanente de agua potable”.

 

Fuente: Lago Peñuelas (2020). Chile se queda sin agua en medio de la pandemia. Recuperado el 07 de mayo de 2020 de periódico en línea Excelsior: https://www.excelsior.com.mx/global/chile-se-queda-sin-agua-en-medio-de-pandemia/1374098