Borrador Zero

La primera propuesta de ‘Plan de acción para la implementación de la Agenda 2030’ se queda muy lejos de las expectativas.

Dos años y medio después del lanzamiento formal de la Agenda 2030, cuando 65 países han presentado ya ante la ONU sus informes nacionales voluntarios, España ha decidido desperezarse. La creación del Grupo de Alto Nivel (GAN) en octubre de 2017 puso en marcha un proceso –liderado por el gobierno central y alimentado por una miríada de actores públicos y privados– que tendrá su rito iniciático en la presentación del primer plan de trabajo el próximo mes de julio en Nueva York. Un plan cuyo «borrador cero» comenzó a circular hace pocas semanas (aunque soy incapaz de encontrarlo en la web para ofrecerles un enlace).

Este retraso sería bienvenido si permitiese ofrecer a la sociedad española y a la comunidad internacional una visión comprehensiva del progreso a 2030 y de sus implicaciones dentro y fuera de nuestro país. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) deben ser tratados como lo que realmente son: no la obligación de cumplir detalladamente un plan abrumador en un período tan corto como 15 años, sino la oportunidad de establecer en cada uno de los países firmantes una hoja de ruta que combine la contribución necesaria a los objetivos comunes con la aspiración de un buen puñado de objetivos nacionales ambiciosos y relevantes.

Lamentablemente, si hay algo que no contiene el documento es precisamente eso: objetivos claros y estrategias para alcanzarlos. De todo el menú de prioridades que despliega la Agenda 2030 resulta imposible identificar cuáles son los grandes debates de Estado que abre este plan, los grandes desafíos de España en materia de desarrollo sostenible: ¿queremos reducir la pobreza infantil que atrapa a uno de cada tres niños en nuestro país? ¿Abordar el problema estructural de la desigualdad de ingreso y la precariedad laboral? ¿Garantizar la transición hacia un sistema energético limpio y un modelo sostenible de gestión del agua? ¿Identificar el valor añadido de España en la consolidación de bienes públicos globales? ¿En qué ámbitos queremos rentabilizar el impulso político que ofrecen los ODS, poniéndonos a tiro ante la comunidad internacional y siendo medidos por ello? Seguir leyendo aquí.

FANJUL G. (25/04/18). Borrador Zero. EL PAÍS. Recuperado de https://elpais.com/elpais/2018/04/25/3500_millones/1524611291_226540.html